Contáctenos
 

 + 34 91 672 36 12

SEFAC ESPAÑA S.A.
Camino de Rejas 1 – Nave 10
Coslada, (MADRID) 28820
España


Contact
Logo SEFAC gris

+ 34 91 672 36 12

comercial@sefac.es

Las ventajas del sistema de husillo/rosca en comparación con los sistemas hidráulicos son numerosas.

 

Las columnas de husillo/rosca de SEFAC son naturalmente seguras

El principio “husillo/rosca” de SEFAC es en esencia totalmente irreversible. Esta irreversibilidad actúa a cada milímetro debido a la inclinación del paso del husillo, demasiado bajo para que la horquilla pueda descender sin la acción mecánica del motor. Así pues, no hay riesgo de que el vehículo descienda sin la activación voluntaria mecánica del motor.

Además, nos aseguramos de que nuestro material sea totalmente seguro probando de forma sistemática en nuestro propio banco de pruebas cada columna, antes de su salida. Durante estas pruebas, las columnas se someten a cargas superiores hasta en un 50% a sus cargas nominales.

Por su parte, la tecnología hidráulica no es naturalmente segura, es necesario añadir un sistema de seguridad: un trinquete. Para trabajar con seguridad, es necesario que este trinquete se apoye en una muesca cada 5 cm aproximadamente, reduciendo así sus posibilidades.

 

Con las columnas SEFAC, usted elige verdaderamente su altura de elevación

Las columnas hidráulicas necesitan, además del cilindro, soportes de seguridad que puedan elevarse a más de 4 metros de altura, con una proximidad peligrosa de la carrocería. Si se eleva un vehículo (neumáticos pinchados, dañados o defectuosos, suspensiones, etc.) podemos imaginar fácilmente que golpee los soportes.

Este soporte debe garantizar la irreversibilidad “mecánica” del gato “hidráulico” por medio de un trinquete, pero esta seguridad solo puede garantizarse cada 5 centímetros aproximadamente. Esto le obliga siempre a colocar una cuña subiendo o descendiendo las horquillas, a fin de que el que el trinquete esté en posición de seguridad. Con las columnas SEFAC, simplemente basta con pulsar con el dedo el botón de subida o bajada para estar con total seguridad. ¡Sin cuñas, sin trinquete, gracias a la irreversibilidad natural de las columnas de husillo/rosca de elevación para vehículos pesados!

 

La tecnología utilizada por SEFAC elimina el riesgo de pandeoLas columnas de husillo/rosca de SEFAC

Las columnas de elevación de SEFAC no pueden trabajar en pandeo debido a que el husillo está en suspensión. Los esfuerzos se ejercen pues verticalmente sobre el husillo y no lateralmente.

En los sistemas hidráulicos, el cilindro se bloquea en la parte superior e inferior, y ejerce una fuerza de abajo a arriba, mientras que la carga ejerce una fuerza de arriba a abajo. Por tanto, existe un riesgo de trabajo en pandeo con un menor desgaste de las placas y las articulaciones de guía, provocando un desgaste prematuro de los cilindros. Con el sistema SEFAC, el husillo está en suspensión. Por lo tanto, los esfuerzos se ejercen únicamente de forma vertical de arriba a abajo. De ese modo, el husillo trabaja en tracción pura.

 

Diseño simplificado = mantenimiento simplificado

La tecnología mecánica se deriva en un diseño más simple, que requiere menos componentes y menos mantenimiento:

  • en las columnas móviles de husillo de rosca de bronce SEFAC, usted no necesita lubricar regularmente la rosca (manualmente o con engrasadores automáticos que hay que reemplazar todos los años). Esta rosca de soporte debe cambiarse como media cada 5.000 ciclos (es decir cada 10 años a razón de 2 ciclos al día), y esta operación solo necesita 15 minutos para el desmontaje y montaje. El tope de suspensión del husillo debe, por su parte, engrasarse una vez al año;
  • en el modelo de husillo de bolas, el mantenimiento mecánico se reduce aún más: el tope de suspensión del husillo siempre debe engrasarse una vez al año, pero la rosca de soporte solo necesita un engrasado cada 5 años.

Los productos hidráulicos, por su parte, necesitan más operaciones de mantenimiento: las juntas no son 100% estancas, con lo que el aceite que se escapa es sustituido por aire.

  • por lo tanto, deberá realizar purgas de forma regular (1 o 2 veces al año);
  • cambiar el aceite de los 4 tambores cada 1 a 2 años;
  • engrasar las empaquetaduras regularmente;
  • comprobar que el vástago del cilindro no tiene signos de golpes: al menor golpe o rajadura del cilindro, éste deberá cambiarse porque la estanqueidad ya no está garantizada;
  • reemplazar regularmente las juntas y las placas de guía para evitar el trabajo en pandeo (flexión) del cilindro.

 

De hecho, se está lejos de la declaración: “hidráulico = cero mantenimiento”.

VOLVER